Translate

jueves, 17 de enero de 2013

Manuel López Cañamaque versus Pepe Marchena

El tango del Carnaval gaditano comenzó a incorporarse al repertorio flamenco hacia la segunda mitad del siglo XIX, en el punto y momento en el que los cantaores de la Edad de Oro tuvieron conocimiento y contacto con él. 

Tango de Carnaval. Ritmo, patrón y soniquete con aroma habanero, pasado por el tamiz de Cádiz, después de arribar en su dársena y aclimatarse tras el largo viaje atlántico desde La Perla de las Antillas. Polifónico y sujeto entonces al sugerente vaivén del güiro y otros instrumentos de percusión. Luego vendrían las cuerdas. Pero eso fue después.

No vino solo, como tampoco estuvo solo en las comparsas gaditanas decimonónicas, ya que compartió protagonismo, danza y desenfreno en aquellas carnestolendas, con otras formas musicales, algunas, llegadas de la América morena (que diría Fernando Quiñones), tales como guarachas, guajiras o danzones y otras más "cultas" y aristocráticas, como valses, polkas o mazurkas.

Estos sugerentes tangos de Carnaval, emparentadísimos —como no— con el tango flamenco y con los tientos (dos estilos en los que Cádiz también posee mayoría de voz y voto, en "Junta Extraordinaria") fueron los primeros que se grabaron en España, en los primitivos cilindros de cera. Curiosamente, no fueron grabados por los propios comparsistas, ya que los cantaores flamencos —con una industria discográfica mucho más volcada en ellos y en su género— se les adelantaron en el tiempo.

El arte flamenco, y la necesidad que tenían las discográficas de completar y diferenciar la nomenclatura de estilos, requirió cambiarle su denominación primigenia de tango y lo hizo por la de tanguillo. Ocurrió en los últimos tiempos del soporte de pizarra y sucedió sólo desde el "universo" flamenco. El Carnaval de Cádiz jamás le llamó tanguillo (a día de hoy sigue sin hacerlo), tan sólo con la excepción de la Dictadura de Franco, en la que el régimen, que por una Orden Ministeral había prohibido el Carnaval y engendraba unas Fiestas Típicas, estrictamente controladas por los mandatarios, potenció la "españolidad", con los Coros y Danzas de la Sección Femenina y se inventó trajes típicos (como la piconera de Pemán) y denominaciones harto confusas.

Manuel López Cañamaque en los años 30. Foto Revista Estampa
Hoy traemos un fardo curioso. En 1928, con Ramón de Carranza Marqués de Villapesadilla en la alcaldía gaditana, se solicitó la salida de un coro con la denominación de "Las flores". Su director era Demetrio Mateo Sánchez y su autor, tanto de música, como de letra, Manuel López Cañamaque. No sólo era un extraordinario músico y virtuoso bandurrista, era el heredero y depositario; el discípulo adelantado de Antonio Rodríguez Martínez, "El Tío de la Tiza", con el que llegó a salir en el célebre coro de "Los anticuarios", siendo —entonces, en 1905— un chaval de veintidós años de edad.


AHMC

AHMC

AHMC

El tango de "Las Flores" es de una bella factura. La que aquí traemos corresponde a una versión muy posterior, de 1974, de "Los conservadores del tango" de Joaquín Fernández Garaboa "El Quini"



Portada original del libreto de 1928. 
Colección Camacho-Osuna

                                              Dicen que son las flores
                                              muy presunciosas
                                              y podemos jurarle
                                              que no hay tal cosa;
                                              nuestra delicadeza
                                              llega hasta el infinito
                                              y hasta nos da vergüenza
                                              cuando nos besan 
                                              labios bonitos;
                                              si sobre el pecho nos pone
                                              una rubia o una morena,
                                              nuestro color descompone
                                              por que no es posible 
                                              aguantar tanta tela;
                                              en una mata de pelo
                                              es donde vamos mejor
                                              y a la mujer española
                                              le ha dado ahora por lo Garçon.
                                              Garçon, Garçon,
                                              palabra pura francesa
                                              Garçon, Garçon,
                                              que has hecho con las cabezas;
                                              la flor, la flor
                                              se encuentra muy descontenta
                                              por que quiere reunirse
                                              con sus mantillas 
                                              y sus peineta


Tengo un enorme concepto sobre Pepe Marchena como cantaor (José Tejada Martín). Enorme. Vaya por delante. Acaso, porque lo que viene por detrás no dice mucho a su favor: la obsesiva manía que tenía el de Marchena por "sus creaciones", muchas de las cuales eran fraudulentas. Desde luego ésta lo es y de qué forma.

La cosa no tendría mayor importancia, de no ser porque en la contraportada de la carpeta del disco de la casa Belter, la autoría de la obra está firmada por él y por otro señor: (Tejada-Arroyo), lo que significa que cobró (cobraron) por una obra que no era suya; y lo que igualmente significa que, en la actualidad, muy probablemente estén cobrando de SGAE sus herederos "legales" (adviértase el entrecomillado).



A todo esto, Manuel López Cañamaque, murió en la mendicidad, deambulando por las calles de Cádiz, por bares y tabernas, y aferrándose a una vieja bandurria, cuyos trinos, en otro tiempo increíblemente virtuosos, imploraban ahora la caridad. Cuatro años antes de su muerte, escribió: Es lastimoso / que de muchos tanguillos / saquen provecho tantos autores / mientras los propios / escuchando la radio / algunos lloren.

_________________________

9 comentarios:

  1. Del Carnaval de Cádiz viven, o al menos sacan provecho, bastantes artistas que no han pisado un adoquín gaditano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Ana, tienes toda la razón. En cualquier caso, registrar obras ajenas a tu nombre es -tirando por corto- inmoral y delictivo, y no parece que las "Sociedades" estén por la labor de restañarlo.

      Eliminar
  2. Sin duda es uno de los tangos más lindos de los que conozco, precioso. Marchena aquí lo dice con la boca chica en comparación con otras 'creaciones' suyas. Si fuese abogado me especializaría en Cádiz y La Habana. Iba a salir lo más grande. No pululan artistas por Cai ni na, sobre todo en Carnaval, buscando 'inspiración', desde siempre. Por algo se dice que en Cadi hay que mamar. Gracias por ésta y todas las entradas que estás subiendo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mi también es uno de los tangos suyos que más me gustan (hablo en lo musical). Sin embargo, para Cañamaque no fue su mejor composición. Su niña bonita fueron "Los jefes indios", justo del año siguiente (1929).
      Si abres el "bufet" de abogados, procuraré apuntarme de procurador, llenaremos el estómago de pleitos. Gracias a ti. Un abrazo.

      Eliminar
    2. Al parecer, el tango esta registrado como LAS FLORES SON CAPRICHOSAS y TODAS LAS FLORES SON CAPRICHOSAS (este ultimo con el subtitulo TODAS LAS MUJERES SON CAPRICHOSAS)a nombre de JOAQUIN ALFONSO NAVAS, JOSE ARROYO GARCIA y JOSE TEJADA MARTIN, MARITA EDITOR como editor.

      Eliminar
    3. Pepe Marchena nació en noviembre de 1903, concretamente el día 7. Hijo primogénito de Juan Perea y de Rita Tejada Martín. Siguiendo las indicaciones de los marqueses de la casa en la que servía su madre Rita, al niño (a Pepe Marchena) lo registran con los nombres maternos, es decir, como José Tejada Martín; la misma persona que figura "coautora" (repárese mucho en éste último entrecomillado) del tango de Manuel López Cañamaque.

      Eliminar
  3. Javi este tango está registrado en SGAE por: JOAQUIN ALFONSO NAVAS,JOSE ARROYO GARCIA Y JOSE TEJADA MARTIN y como editor figura MARITA EDITOR y está registrado con el título LAS FLORES SON CAPRICHOSAS.Como este hay muchos otros que estoy siguiendo. ¡Que de dinero de creadores gaditanos vuela todos los años a bolsillos ajenos! José Antonio Valdivia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues estamos ante un claro presunto fraude de apropiación indebida. Ya que ni música, ni letra, pertenece a ninguno de los señores que detallas en mayúscula. Ya sabemos lo que dice SGAE a este respecto: "que son los herederos legales de Cañamaque lo únicos que, llegado el caso. podrían reclamar ante SGAE". Yo entiendo que no. Y digo más. Entiendo que la propia SGAE está obligada legal y moralmente, cuando menos, a hacer un estudio interno sobre este clarísimo presunto fraude de apropiación indebida de obra.

      Eliminar
  4. Tambien esta registrada como TODAS LAS MUJERES SON CAPRICHOSAS

    ResponderEliminar