Translate

domingo, 24 de marzo de 2013

La malagueña del Mellizo se grabó en cilindro de cera

Muy a pesar de que la borrasca atlántica traiga lluvias; muy de que las aguas gaditanas discurran "tapadas" —esto es, con mucha arena en suspensión— y de que el aguaje lunero que se avecina, presente aguas frías y turbias, malas, por tanto, para que el choco aparezca, no ha impedido que a la altura de los bajos de la Garita, justo enfrente de la Cortadura, haya aparecido un fardo esta noche con el contenido de una noticia tan inesperada como de primer nivel: la malagueña de Enrique el Mellizo fue grabada en un cilindro de cera.


Thomas Edison


La Ilustración Española y Americana, 15 de mayo de 1878
Repasemos antes el contexto del fonógrafo en nuestra tierra. La primera experiencia que la ciudad de Cádiz tuvo con el fonógrafo, se remonta al día de Nochevieja de 1879 y el siguiente 1 de enero de 1880, en el Teatro Principal, según nos cuenta Rafael Garófano, a partir de un programa de mano, publicitando el acto en dicho coliseo, cuyo texto decía: "Fonógrafo Edison, el descubrimiento más admirable del siglo. Máquina que habla y canta, dirigida por el caballero Bargeon de Viverols, miembro honorario de la Academia de Física de París" (1).

Con posterioridad, ya vimos que el 28 de enero de 1895, en el Salón de pianos Quirell con Manuel de Falla presente, acompañado de su padre, se dio una nueva audición fonográfica, como la que luego se produjo en los salones de la Real Academia de Santa Cecilia, el 13 de febrero de 1896, por Enrique Armando Hugens, uno de los nombres fundamentales en la historia del fonógrafo (2), personaje decisivo que difundió sin tregua las bondades del invento de Edison, por toda la geografía española, como bien dice Carlos Martín (3).

La audición de hoy se produjo en la tarde del 20 de enero de 1894 y vuelve a corresponder al infatigable Armando Hugens, propietario del fonógrafo Edison, que la ofrece, a la prensa y al sector más influyente y opulento de Cádiz, a la vera de la conocida perfumería de Bocanegra, en la calle Ancha, en donde tenía establecido su establecimiento fonógrafico.

Toda la burguesía gaditana alrededor del aparato parlante y la certeza más absoluta de que la malagueña del Mellizo fue grabada en los cilindros Edison, mucho antes —al menos dieciséis años antes— de que El Niño de la Isla impresionara la que, hasta ahora, se tenía por la grabación más primitiva de una malagueña del Mellizo, la efectuada en 1910 para la casa Zonophone.

Nos queda la duda. ¿Grabó el propio Enrique el Mellizo, u otro cantaor en su lugar impresionó su malagueña? Todo es posible. 50 % de si y 50 % de no. Porcentajes equilibrados. De lo único que estamos seguro es de que su célebre malagueña, tipografiada en cursiva, conforme al buen manual de estilo periodístico y con el adjetivo de "célebre" —o sea, ya famosa en 1894—, fueron reproducidas ante las familias más acomodadas de la ciudad.

Pasen, pasen. Cojan asiento. ¿Un sandwichs de jamón de York? ¿Un amontillado Petenera de Sánchez Romate Hermanos? ¿Un habanero? ...
Comienza la audición:

"Salón Edison.– En la calle Ancha, inmediato al despacho de perfumería del Sr. Bocanegra, se ha inaugurado ayer un establecimiento, en el que se dan audiciones fonográficas.


A la invitación que hizo el propietario del fonógrafo Sr. Hugens, concurrieron distinguidas personalidades de esta capital, entre las que recordamos al Sr. Aramburu y esposa, señores Lacave, Viesca, Genovés (hijo), Pemán, Milego, Portela y representantes de la prensa gaditana.

El local está dispuesto con verdadero gusto. El salón, que pudiéramos llamar de recibimiento, está preparado con enseres de comodidad y capricho.

Muebles elegantes y lujosos; cuadros en los que se exhiben fotografías de mujeres hermosas, artistas conocidas en su mayor parte; macetas con planta de salón y elegantes palmeras, aparatos de gas de artística configuración y rico cortinaje rameado, constituyen el conjunto de la primera pieza, que ofrece una primorosa perspectiva y predispone en favor del programa que se anuncia.

Ya en la segunda pieza se observa el fonógrafo, sobre una mesa cubierta con tapete hasta el suelo, con su caja de barnizada caoba, abrillantado mecanismo de acero y tubos de goma, dispuestos de manera cómoda que permite escuchar con perfecta regularidad las manifestaciones del aparato.


Excusamos todo elogio de esta invención asombrosa, que solamente puede juzgarse apreciándola de cerca, limitándonos á consignar, que repitió con toda fidelidad , distintas piezas de música, romanzas, peteneras y las célebres malagueñas del Mellizo, causando la admiración del distinguido auditorio que concurrió á la audición de ayer tarde.

El Sr. Portela pronunció tres discursos que el aparato reprodujo en todos sus detalles.

Los concurrentes no ocultaban su admiración hacia tan grandioso invento, elogiando las condiciones en que se presentaba, y ponderando el talento del gran sabio de nuestro siglo, cuyas concepciones maravillosas despiertan todos los entusiasmos y simpatías.

El Sr. Huguens obsequió expléndidamente (sic) á sus invitados con sandwichs, vinos amontillados y tabacos habanos.

Después de las 7 se terminaron las audiciones, á las que concurrió lo más distinguido de esta sociedad.

Desde esta noche queda abierto el salón al público."


Diario de Cádiz, 21 de enero de 1894

_________________________

(1) GARÓFANO SÁNCHEZ, Rafael, El cinematógrafo en Cádiz. Una sociología de la imagen, Cádiz: Fundación Municipal de Cultura, 1986 (Págs. 42 y 43).

(2) MONTEJANO GÓMEZ, Mariano, El fonógrafo en España. Cilindros españoles, Madrid: El Autor (Madrid: Industrias Gráficas Caro, 2005).

(3) MARTÍN BALLESTER, Carlos, Origen y evolución del sonido grabado en España. Análisis de la obra del "Tío de la Tiza" desde la discografía antigua, Madrid (inédito), 2012.

11 comentarios:

  1. Buen hallazgo, Javier. Mi enhorabuena

    ResponderEliminar
  2. ¡Ole con ole! Esto si que es un notición. Aunque en el obituario se nos dice que no grabó, me quedo con ese 50% de que sí lo hizo. Este sería el hallazgo del siglo, supongo que al Arqueólogo Carlos le habrá encantado y se pondrá a buscar. Ojalá aparezca. Y si no canta él pues también. En buena hora has trovado este fardo Javier. Un bastinazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Faustino. Tienes razón, ambos supuestos son válidos y bonitos. En cualquier caso y al hilo de esta noticia, creo que no se nos debe escapar la constatación de que Enrique el Mellizo fue una gigantesca figura, frente a la corriente de opinión, de nuevo cuño, que se pregunta ¿qué clase de famoso era él?... Pues ahí lo tenemos, un famoso, tan famoso, que el periodista del incipiente 1894 redacta y "da fe" de que su malagueña es ya "célebre", en la segunda ciudad, Cádiz, que tras Madrid se ha efectuado una audición fonográfica en 1879; y en la tercera (tras Madrid y San Sebastián) que Hugens exhibe el invento ante las clases opulentas.
      Vendrán más fardos melliceros. Hace falta marea.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hola Javi, buen fardo sin duda, aunque entra en directa contradicción con lo que se publicó en el Diario de Cádiz al día siguiente de su fallecimiento (obituario) y que recogì en mi trabajo del 2006 referente al Mellizo. En el mismo también publiqué lo suguiente, con respecto al cante por Malagueñas de Enrique:

    "En una recopilación de cilindros de cera editada por el Centro Andaluz de Flamenco, en dos compactos y titulada “Primeras grabaciones del flamenco”, existe, según me indica mi amigo e investigador flamenco JoséManuel Martín Barbadillo, una malagueña interpretada por Rafael Rico Expósito “Rafael el Moreno”, nacido en Jerez en 1867, que muy posiblemente sea, la primera grabación existente de la malagueña del Mellizo, toda vez que guarda directa relación con las citadas anteriormente e interpretadas por Garrido de Jerez y El Niño de la Isla."

    No quiero entrar en confrontacion con la noticia, pero según la redacción parece indicar que se trate de la que te cito y no que Enrique El Mellizo las impresionara en el fonógrafo. El que si graba y le estoy siguiendo la pista es su hijo ANTONIO y en Barcelona. El amigo Pepe Muñoz me puso sobre la pista. Sea lo que fuere, es un pedazo de fardo y esperermos que el 'oráculo' Carlos Martín, nos saque de dudas, pues es el experto en estas lides. Un abrazo marinero y es nuestro deseo que la próxima marea venga con el mismo coeficiente que esta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Antonio: la necrológica del Mellizo que Diario de Cádiz publicó en 1906, parcialmente transcrita también por mí, como sabes, en 2002, en efecto, nos habla de que Enrique, en el contexto del círculo de sus amigos y en una sociedad que creía que el cante estaba en trance de desaparición (como en casi todas las épocas pretéritas), era de la opinión de que "cómo iba a buscar cantaores estando el arte tan adelantado, que ya se hacía en conserva como las latas de atún" (sic) Efectivamente, este texto, si hemos de creer al redactor y no hay razón para no hacerlo, nos hace pensar que el de Santa María era reacio a las grabaciones. Desde ese punto de vista, efectivamente, parece más posible que la grabación de marras, sea la que te refieres. Ahora bien, ambas cosas hay que demostrarlas: hay que constatar qué cilindro es, para qué casa graba, en qué año se impresiona y quién es el cantaor que se arrima a la bocina de Edison para que sus tercios vibren en la cera.
      Ojalá Carlos Martín u otro experto, depositario de grandes colecciones de cilindros, localicen ésta, como mínimo de 1893, puesto que la audición es de enero de 1894.

      Opino que casi más importante que la posibilidad aún remota de que sea el propio Enrique el que canta, lo es que su malagueña (y él), en ése momento, era muy célebre, o sea famosa, es decir, conocida, popular, renombrada, insigne, reputada… (reitero sinónimos para la flamencología descreída que cuestionó la nombradía del eminente matarife y puntillero).

      Gracias por tu comentario. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Hola Javi,

    Preciosa entrada, os comento mis impresiones.

    Del texto no se desprende que dicha malagueña sea interpretada por Enrique, pero por lo ambiguo del mismo, tampoco se puede descartar. Dicho esto, es muy probable que tanto el genio gaditano, como otros muchos cantaores de finales del XIX y principios del XX "impresionaran" cilindros de cera. Otra cosa es que aparezcan, dados los escasos ejemplares producidos (a veces uno sólo) y las innumerables vicisitudes que ha sufrido este país.

    De una forma u otra, es muy interesante que se haga referencia al "padre" de esa malagueña, por la fecha tan temprana.

    En cuanto a la "corriente de opinión, de nuevo cuño" que señalas, y que pone en duda su relevancia como cantaor fundamental, prefiero ignorar dichos comentarios, por absurdos. La relevancia de Enrique el Mellizo, como cantaor moderno, es extraordinaria.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Carlos:
      Gracias por tu opinión autorizada. Opino igual, respecto que del texto no puede desprenderse que sea Enrique. Por eso el título que le di a la entrada no fue "Enrique grabó en..." (que me hubiese encantado poder haberlo dado, dicho sea de paso), sino, "La malagueña del Mellizo se grabó en...", que es bien distinto.
      Hay autores que han dejado en negro sobre blanco la interrogante de ¿qué clase de famoso era el Mellizo?... pues ahí hay una prueba de su fama, a partir de un soporte grabado, cuando menos, en 1893.
      Vendrán más pruebas. Sólo hace falta "buena marea" para que entren los fardos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Extraordinaria noticia Javier. Todavía aparecen nuevos fardos en la historia del flamenco, éste vale su peso en oro. Habrá más por ahí esperando, como los martinetes y la caña grabados por el maestro Chacón, o la malagueña de la madrugá del Nene de las Balsas, ojalá algún día aparezcan en algún paquebote extraviado. Un saludo desde Murcia, sin lluvia, toco madera...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Guillermo. En esto creo que todos somos un poco Stevenson y en el fondo de nuestro afán investigador, anhelamos abrir el cofre de gemas y perlas musicales; de esa rara avis cilíndrica o escrita que nos ayude a comprender algo mejor la historia del arte flamenco que amamos. Es todo un honor que entres aquí y que comentes. Esta es tu casa. Gracias por hacerlo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Como me gusta leer los comentarios de los verdaderos padres del flamenco con sus investigaciones, yo alucino pero a la vez aprendo a saber la historia del flamenco investigada por verdaderos amantes de este arte. Yo soy un amante del flamenco pero un amante pobre que no puedo apostar nada sobre la histaria flamenca pero mis profesores me enseñan a amarlo y por eso soy un buen alumno. Gracias de este aficionado que ama al flamenco. Paco de Cai.

    ResponderEliminar