Translate

domingo, 20 de enero de 2013

"Ñoto" (cuento inédito)

Alegoría de Ñoto. periódico Juan Palomo.
Hemeroteca Municipal de Madrid
José Salas Ñoto fue un gitano de arte. Irrepetible. Provisto de una gracia natural. Hermano de Cáncamo, Yesca y Majalaolla —según distintos testimonios de sus coetáneos—, dejó ver su figura por el Cádiz de la primera mitad del siglo XIX. Depositario, como sus hermanos y como tantos gitanos de las poblaciones de la Bahía, de una larga tradición romancista. Fue descrito por el portuense Pedro Ibáñez Pacheco —de cuyos Cuentos gaditanos tiene publicado un trabajo la doctora y especialista en Literatura Española Marieta Cantos (1)—, también por el religioso José María León Domínguez en sus Recuerdos gaditanos (2) y por Adolfo Vila Valencia en varias de sus monografías (3).



Dibujo de Ibáñez Pacheco.
periódico Juan Palomo. 

Hemeroteca Municipal de Madrid






A la espera de que Antonio Barberán aporte y complemente las interesantes entradas, parcialmente iniciadas por él de estos gitanos en su Callejón, reproducimos un simpático y desconocido cuento, relativo a su persona, publicado en el Almanaque del seminario festivo gaditano, Juan Palomo. Está fechado en Madrid en 1878, si bien se publicó en Cádiz diez años después, y está firmado por P. Canales. El ejemplar se conserva en la Hemeroteca Municipal de Madrid, y lo localizamos cuando realizábamos un vaciado sobre la prensa gaditana, para un trabajo que nos encargó la Asociación de la Prensa de Cádiz:


                                                  Notable en lo callejero

                                                  éralo en Cádiz el Ñoto

                                                  por vender la mercancía

                                                  de cerdos ó sus destrozos,

                                                  dedicado a las coles,

                                                  que es comida, si no bodrio,

                                                  á que son aficionados

                                                  los que quieren gastar poco.

                                                  Un día, cual otros muchos,

                                                  salió el hombre muy orondo
                                                  á circular por las calles,
                                                  y en lenguaje tartajoso
                                                  pregonaba con voz ronca:
                                                  "para laz colez eztrozos".
                                                  Acertará por fortuna
                                                  para solazar á otros
                                                  recorrer en dicho día
                                                  por donde en tiempos remotos
                                                  Porriños tuvo su asiento
                                                  en las esquinas que nombro.
                                                  También existiera allí
                                                  almacén, tienda ó chinchorro,
                                                  de vendedor genovés
                                                  que llamaron por apodo
                                                  Tarrafa ó el "Carcamán"
                                                  en lo de sisar muy lobo.
                                                  Pasáronse luengos años,
                                                  casi desde el terremoto
                                                  y la tienda de Tarrafa
                                                  llegó a producir muy poco.
                                                  Véndela los herederos,
                                                  se hace en ella gran trastorno
                                                  y al desarmar los estantes
                                                  hizo, sin duda, el demonio,
                                                  que los chuscos carpinteros
                                                  allí encontraban un bolo
                                                  ó queso de bola, viejo
                                                  cubierto de pelo o mojo
                                                  más duro que si de acero
                                                  se hubiera hecho á propósito.
                                                  Laváronle, pues, la cara,
                                                  lo pusieron muy lustroso,
                                                  como para dar un palo
                                                  asomando su figura
                                                  aquél hombre, medio oso,
                                                  con la nariz aplastada
                                                  y orejas de perro dogo,
                                                  con más boca que la espuerta
                                                  de su guiso apetitoso.
                                                  Llámanle los operarios,
                                                  y aunque algo receloso,
                                                  y con alguna jindama
                                                  en la tienda se entra el Ñoto.
                                                  –¡Con que buen amigo Salas,
                                                  dícele el más revoltoso,
                                                  aquí tiene este regalo
                                                  que es un queso muy remono,
                                                  y lo trajeron de Flandes
                                                  para curar un antojo
                                                  de la esposa de Tarrafa
                                                  cuando anunció el primer roro!–
                                                  Coge el queso en una mano
                                                  poniendo el semblante hosco,
                                                  lo examina, pesa y huele
                                                  y como viejo muy zorro,
                                                  luego lo vuelve a mirar,
                                                  lo coge y se hace el bobo,
                                                  y cual si diese en el quid
                                                  de regalo tan sabroso,
                                                  ¡hasta lueeego, caaaballeros!
                                                  dijo najándose el Ñoto,
                                                  y hace frente al Matadero,
                                                  donde estaba su acomodo,
                                                  con tan suculenta carga
                                                  se encaminó presuroso.
                                                  Los chavales que le esperan
                                                  le achuchan formando corro,
                                                  pues en la mano llevaba
                                                  el queso limpio y hermoso.
                                                  –¡Pepa, dice á su gachí
                                                  en catorce ó quince tonos,

                                                  güerca, hija, la puchera
                                                  que hoy es día de jorgorio,
                                                  y paa jacé tan mar tiempo
                                                  no ha sio malo er negocio!–
                                                  Hizolo así la flamenca
                                                  y se tragaron a sorbos
                                                  el manró con las lentejas,
                                                  á cual despacha más pronto,
                                                  mirando de hito en hito
                                                  al queso con ambos ojos.
                                                  Acabaron de comer...
                                                  llegó el momento dichoso,
                                                  y el bueno de Ñoto Salas
                                                  le echó al queso este piropo:
                                                  –¡Ven acá, queso de gracia,
                                                  preciosísimo pimpoyo,
                                                  pa mí y pa los churumbeles,
                                                  va se la noche de novios!–
                                                  Esto diciendo el flamenco
                                                  echó mano á los manojos,
                                                  y de primera intención
                                                  hizo rodar aquel corcho
                                                  al querer, para probarlo,
                                                  cortarle de golpe un poco.
                                                  Resistiérasele  el queso
                                                  al cuchillo del destrozo,
                                                  é hizo traer una sierra,
                                                  el martillo y un escoplo,
                                                  á ver si romper podía
                                                  aquél queso ó aquél monstruo;
                                                  mas a todo resistía
                                                  el queso maravilloso,
                                                  que parecía fundido
                                                  de hierro, cual ningún otro.
                                                  Sin perder Ñoto la calma,
                                                  pues era hombre muy docto,
                                                  cual dijo Correspondencia,
                                                  papel insulso y aun tonto,
                                                  en un camelo de gracia,
                                                  mandado por un gomoso
                                                  que también los hay en Cádiz,
                                                  sobre el entierro de Ñoto,
                                                  no perdió su calma, pues,
                                                  y como hábil piloto
                                                  dejó pasar el mal tiempo,
                                                  reflexionándolo todo.
                                                  Echóse sobre la mesa,
                                                  tiró el sombrero redondo
                                                  y se confundió su calva
                                                  en la del queso aratoso.
                                                  Pasóse un cuarto de hora
                                                  sin que respirase el Ñoto,
                                                  sólo la lluvia y los truenos
                                                  turbaban aquél reposo,
                                                  hasta que los churumbeles
                                                  armaron tal alboroto
                                                  al ver la calma del padre,
                                                  que despertarán á un sordo.
                                                  Entonces el buen Don Salas
                                                  con mucho de reconcomio
                                                  le dice á señá Pepiya
                                                  á manera de responso:
                                                  –Pichoncita de mi vía,
                                                  maresita de mis chorros,
                                                  ¡la tormenta está muy fuerte!
                                                  ¡¡¡mira qué truenos tan gordos!!!
                                                  Abre mare, la ventana,
                                                  por si quié el Topoeroso
                                                  que entren dos rayos y partan
                                                  á este quesito ¡de oro!
                                                  que me diñaron, ¡carapé!
                                                  pa que yo jisiese el oso...

                                                  


El texto confirma la sospecha de Marieta Cantos de que su apellido era Salas. Hay una nueva mención al periódico La Correspondencia, si bien, da a entender —a nuestro modesto entender, al menos— de que aquella publicación de su entierro fue una broma que le gastaron.


A principio de siglo XX, Ñoto aún era recordado en las coplas del Carnaval gaditano, en este caso por la comparsa "Rojo y verde" de 1904 (4).


                                                  
_________________________

(1) IBÁÑEZ PACHECO, Pedro, Cuentos gaditanos. Edición, introducción y notas Marieta Cantos Casenave, Cádiz: Diputación de Cádiz, 1997 (XXXII Los algodones, Pág. 160 y 161 y Apéndice de variantes, Pág. 237).

(2) LEÓN DOMÍNGUEZ, José María, Recuerdos gaditanos, Cádiz: 1897.

(3) Precisamente, Vila Valencia que, como la mayoría de los escritores de su época, no acostumbraba a dotar a sus trabajos de fuentes bibliográficas, nos cuenta otro episodio de Ñoto y el queso: "El Yesca, El Ñoto y El Cáncamo, (1864), tres gitanos que absorbían la atención de los gaditanos por sus repetidas anécdotas y su pergeño en el vestir. En cierta ocasión, molesta una señorita por una mala diligencia hecha por El Ñoto le regaló un queso tan duro que no había fuerza humana que alcanzara a partirlo, lo cual fue una pena cuando lo llevó a casa del Cáncamo para probarlo; más quiso la Divina Providencia que en aquellos instantes se desatara una horrible lluvia y tormenta. Ello pareció ser una solución. Ya habían intentado ambos gitanos partir el malhadado queso con un mazo y una porra, y... nada; amoscados con mucha razón el Yesca, que también estaba en la reunión, y viendo la cantidad de truenos que se dejaban de oír, cogió aquella bola indestructible y fue a ponerla en una ventana que daba a la calle, por lo que le preguntó el Ñoto qué pensaba hacer, a lo que le contestó el otro, de mal humor: ¡po a vé si lo parte un rayo!". Véase VALENCIA VILA, Adolfo, El barberillo de Cádiz o entre majas siempre hay celos, Cádiz: El autor (Jiménez-Mena, 1973), Págs. 31 y 32.

(4) Conozco a una anticuaria 
que está la pobre medio “chiflá”
y a usted le da la lata
si es que le habla de antigüedad...
Dice que ella tiene en su colección 
los calzoncillos de Napoleón. 
Y del moro Tarfe, con estimación, 
conserva el turbante 
que en Granada usó. 
Dos tiras de encaje 
y además dos cocas, 
de la papalina de Juana la Loca. 
Y también la pipa 
de Guzmán El Bueno, 
que dice que era 
del pobre su abuelo. 
De Novaliche conserva 
una espada y un plumero, 
guardando como recuerdo 
de Ñoto un retrato entero. 
De Capriles tiene el pito, 
de Corrales su bastón, 
y el gorro frigio famoso 
de Juanillo El Aguador.
                    "Rojo y verde" (1904)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada