Translate

viernes, 18 de enero de 2013

Gaiteros y flamenquitos

El Teatro Circo Gaditano siguió acogiendo espectáculos mixtos de cante flamenco y agrupaciones de Carnaval. Como se ve, no constituyó un hecho aislado, más bien una costumbre bastante rentable, a tenor de lo que se nos cuenta.

José Enrique Jiménez Espeleta (1877-1929),
hijo de Enrique el Mellizo, posa entre un velado niño
fantasmagórico y el cañón de guardacantón.
Tras el éxito obtenido por Manuel Torre, Don Antonio Chacón, Enrique Jiménez Hermosilla, El Troni, Manuel Pérez El Pollo, Manolo El Pintor y "Los pretidigitadores", el empresario renovó en parte el cartel, repitiendo Hermosilla, Francisca y Juana Jiménez y Vicente el Colorao y contrataron, una semana más tarde, al hermano de Manuel Torre, a José Torre y a la comparsa  gaditana "Los gaiteros", que estaba dirigida por Cipriano Velasco, que vivía en la calle la Rosa.




Pepe Torre con 77 años. Foto Juan de la Plata








De Pepe Torre (José Soto Loreto) nos dice el DEIF que nació en Jerez de la Frontera en 1887 y que falleció en 1970. Hijo de Juan Torre, hermano de Manuel Torre, padre de La Tomasa y abuelo de José el de la Tomasa. Que su trayectoria discurrió principalmente en reuniones de cabales, salvo algunas actuaciones en cafés cantantes cordobeses y sevillanos, más una temporada con Pastora Imperio en el año 1913.
La Tomasa, hija de Pepe Torre


A todo ello, hemos de sumarle esta actuación en Cádiz, bastante temprana en fecha y muy posiblemente una de sus primeras apariciones en público, ya que contaba Pepe Torre con tan sólo dieciséis años de edad. El aplauso del público a su actuación fue unánime, como la del hijo de El Mellizo y demás artistas:

Diario de Cádiz, 26 de abril de 1903

La célebres boleras Francisca y Juana Jiménez sobrinas del Teté, que ya vimos en una anterior entrada y que ahora repetían aquí, eran sobrinas de Diego Jiménez Teté, director de los entonces llamados Bailes de Candil en Cádiz y de una famosa academia de baile; coetáneo de otros maestros, tales como Luis Alonso, Toledo, Ramón Jiménez, El Poncho, Cuchillas, Agustín de los Moños y el considerado maestro de los maestros: Luis Giraldez (2)

Y "Los gaiteros" que pusieron la pimienta con los tangos entre tanto tourista. La mayoría de sus componentes residían en el barrio de La Viña: Corralón de los Carros, Jesús, María y José, Encarnación, Misericordia... Llevaban bombos, platillos y redoblante —así se llamaba la caja antiguamente— y gaitas adornadas. Veamos su instancia oficial...

AHMC, caja número 3.615


Y sus coplas, insinuantes, golfas, de doble y triple sentido...

                                                     Una muchacha
                                                     que es cigarrera
                                                     tocar quiso en la gaita
                                                     una muñeira
                                                     soplando el pito
                                                     se lo tragó
                                                     en el vientre a la niña
                                                     un gaitero chico se le convirtió.

                                                     Fijarse un poco 
                                                     en Don Camilo
                                                     de tocar tanto el bombo
                                                     está echo (sic) un hilo.
                                                     Con mil razones 
                                                     su mujer dice
                                                     que en la cama su cuerpo
                                                     no hace tanto bulto
                                                     como las narices.

Siempre sentí (y siento) una gran debilidad por las letras censuradas. Son mis favoritas. Reproducirlas más de cien años después, equivale a devolverle a su autor la libertad que un recatado moralista le privó en su día con el lápiz rojo:

                                                    Cuando llegamos
                                                    a esta capital
                                                    a todos nos registraron
                                                    en las Puertas del Mar
                                                    Con el del bombo
                                                    se entusiasmaron
                                                    le cojieron (sic) la porra
                                                    y de tanto registro
                                                    se la estropearon.

Cerremos con uno de sus tangos, testigo de lo que pasaba:

                                                    Ustedes de sobra lo sabrán
                                                    que en la plaza de abastos
                                                    ya no pregona el vendedor
                                                    y puesta una campana está
                                                    que desde la madrugá
                                                    da una lata superior.
                                                    Cuando da veinte campaná
                                                    es que las coles están
                                                    una perra gorda dos
                                                    y cuando diez tan sólo dan
                                                    es que menos de un real
                                                    no se da una coliflor.
                                                    Si dos campanadas
                                                    solamente pegan
                                                    vale tres ochavos
                                                    un manojo aserga (sic)
                                                    Si están las campanas
                                                    tocando un momento
                                                    valen las naranjas
                                                    a peseta el ciento
                                                    Diez municipales
                                                    an (sic) relevado ya
                                                    porque an (sic) muerto encanijado
                                                    a fuerza de repicar.

_________________________

(1) BLAS VEGA, José y RÍOS RUIZ, ManuelDiccionario Enciclopédico Ilustrado del Flamenco, Madrid: Cintero, 1988 (Pág. 764, Tomo II).

(2) Véase El Comercio, 4, 5 y 6 de febrero de 1854.

No hay comentarios:

Publicar un comentario