Translate

sábado, 19 de enero de 2013

"Silverio chico", otro Silverio (a Faustino Núñez)

Resulta que había otro Silverio para el arte flamenco y no lo sabíamos: Silverio chico, no recogido en el DEIF. ¡La de sorpresas y satisfacciones que dan los periódicos antiguos! Se llamaba Ángel y su primer apellido era Pérez. Seguramente no fuera de Cádiz, según se desprende de la breve nota, ya que la gacetilla explica que "se presenta por primera vez en Cádiz". El periodista lo especializa en tangos, guajiras y malagueñas. Su debut  se produjo en el Teatro Circo Gaditanolos primeros días de mayo de 1903, en unión de agrupaciones de Carnaval, como era costumbre, no sólo del empresario del Circo, sino algo habitual y frecuente, como estamos viendo. 

En esta ocasión, compartió cartel con "Los gaiteros", que iban de asturianos (ya conocidos y triunfadores) y con otra agrupación de tipo gallego: "La muñeira":

Diario de Cádiz, 1 de mayo de 1903

Tratándose de Cádiz, no debe sorprenderle al lector la querencia por "lo gallego", ya que la ciudad gaditana siempre contó con una importante colonia gallega —también montañesa y en menor medida vizcaína— desde tiempos inmemoriales. Tenían oficios tradicionales. El de mandaderos era uno de ellos y uno de los más frecuentes en el Cádiz de las Cortes, pudiendo constatarse en el padrón de habitantes de 1813, cómo existían casas enteras en el barrio de Santa María habitadas por estos gallegos mandaderos, que generalmente hacían los trabajos más duros, al servicio de tabernas y tiendas, regentadas, mayormente a su vez, por cántabros. Los genoveses fueron los pioneros en Cádiz en el arte de freír pescado, en contra de lo que hasta hace poco se creía (1). Luego fueron los gallegos los que cogieron el cetro, hoy indisolublemente ligado al Freidor.

Cuando a finales del XIX fue creada en Cádiz la Sociedad del Folklore Provincial Gaditano, cuyo presidente de honor era Antonio Machado Demófilo —gallego, por cierto—, en su boletín número 2, se recogía la siguiente copla popular, recolectada en Cádiz, en donde se dibujaba una estampa cotidiana, que se cantaba por alegrías y que luego han grabado muchos cantaores, entre otros Pericón de Cádiz:

                                                  Qué bonita está la fuente:
                                                  los chiquillos acarreando,
                                                  las cigarreras contentas,
                                                  los gallegos con los carros (2).

"La muñeira" se trataba de un coro de siete individuos, todos del barrio de Santa María y llevaban un barril, tres palancas y una pandereta cada uno. Su director era José Guzmán e iban vestidos de gallegos, con pantalón oscuro con remiendos, chaleco claro, camisa, faja y sombrero. Esta era su instancia (3):

AHMC

Y aquí alguna de sus letras, con toda la pocavergüenza gallego-gaditana:

                                                 El que quiera buscarnos
                                                 para hacerle cualquier mandado
                                                 en la tienda del piano
                                                 estamos allí asociados.
                                                 Por una chica de blanco
                                                 llevamos este barril
                                                 desde la misma Caleta
                                                 hasta la entrada de Coní (sic).

                                                 Si se ofrece una mudanza
                                                 tenemos cien angarilla
                                                 que por un cundi tan sólo
                                                 lo llevamos hasta Sevilla.
                                                 Los precios que le ponemos
                                                 estoy seguro que no lo hay igual
                                                 siempre que no sea el mandado
                                                 del que se acostumbra aquí a llevar.

                                                 Todo aquél que es gallego
                                                 trae un lenguaje tan trapajoso
                                                 que sin ser mismo (ilegible)
                                                 puedo entenderlo es muy gracioso.
                                                 Mendiña la barriguiña
                                                 me parece un feo coneja
                                                 men fillo toca el pipiño
                                                 con su tatarabuela.

                                                 Cuando la farruca dice
                                                 tengo muitos coscurriños
                                                 es que al pobre le chifla
                                                 moitísimo los pingüiños;
                                                 y cuando los gallegos dicen
                                                 me cajo en ti de su chilla
                                                 es que pa un galleguiño
                                                 le fisco muitas cosquillas.

                                                 Saludamos a ustedes
                                                 todos muy contentos
                                                 y para servirlos
                                                 venimos dispuestos. 
                                                 Nosotros con mucho gusto
                                                 nuestro nombre vamos a dar
                                                 Lucas Fandanguiño
                                                 Marcos Fororló
                                                 Remigio Plegeiras
                                                 Vicente Rapá
                                                 Baltasar Coracarneiro
                                                 e Gaspar Cabrito Asao.
                                                 todos estamos en espera
                                                 por si se ofrece un mandao.

No sabemos más de aquélla actuación, pero sí de Ángel Pérez Silverio que en la siguiente reseña es confundido de nombre (José Silveiro), al marcharse a Tánger a un café cantante, en compañía del guitarrista gaditano Manolo El Pintor. La noticia iba junto a la de dos periodistas francesas que se fueron encantadas de la ciudad:


Diario de Cádiz, 10 de mayo de 1903


Aquí la prueba de que se trataba de Ángel Silverio:


Diario de Cádiz, 13 de mayo de 1903


No se preocupe. ¡Usted no ve mal, ni ha bebido más de la cuenta...! es que la foto me salió movida; pero con esfuerzo se puede leer que vinieron de Tánger y que allí se están buscando la vida bien.

Un año más tarde, encontramos a Ángel Silverio actuando en una verbena del barrio de Santa María, en la casa número 25 de Santo Domingo, ya con el sobrenombre de Silverio chico y en compañía, nuevamente, de Manolo el Pintor y de otros y desconocidos cantaores, como Alcalde, Consuelo Maestre y Carmen Laso, seguramente artistas locales del barrio:


Diario de Cádiz, 23 de mayo de 1904

_________________________

(1) Padrón de 1813 (Padrón General de la Parroquia Matriz de Santa Cruz, signatura L-1.058).

(2) Boletín Folk-lórico gaditano. Año I, Cádiz, agosto de 1885, Núm. 2 (Pág. 7), en LÓPEZ ÁLVAREZ Juan, La Sociedad del Folklore Provincial Gaditano, junio-septiembre 1885, Cádiz: Cátedra Municipal Adolfo de Castro, 1990 (Pág. 67).

(3) Archivo Histórico Municipal de Cádiz, caja número 3.615.

4 comentarios:

  1. Bonito artículo, Javier, pero a don Antonio Machado Álvarez no se puede llamar gallego aunque sea cierto que naciera en Santiago de Compostela donde su padre don Antonio Machado Núñez (por algunos considerado el Darwin español) ejercía docencia universitaria. Sabes muy bien que la familia regresó muy pronto a Sevilla donde "Demófilo" se crió, aprendió y vivió prácticamente toda su vida. ¡Ánimo!, el blog es muy interesante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Andrés. Sí, tienes razón. Pero su circunstancial nacimiento allí, encajaba en una entrada "gallega". Como sabes, su padre era gaditano y toda una eminencia en ictiología. Todo un honor, Andrés que leas los fardos y aún más que comentes en ellos. Un abrazo (sigo tu memoria).

      Eliminar
  2. Fillo es hijo en gallego ('... mi primo el gallego que me arrecogió', dice Talega en una de las cabales), algo habrá, jejeje. Gracias por la entrada, qué alegría, me hincho como una gaita al aparecer como dedicatario de una tema tan atlántico. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sigamos con la broma: ¿de quién era fillo, entonces, El Fillo? Un abrazo.

      Eliminar